La campana del Castillo de Montcada: la resistencia

Wikis > La campana del Castillo de Montcada: la resistencia

En el año 985, Almanzor el victorioso, el invencible, el terror de los cristianos, decidió apoderarse de la Marca Hispánica. El 5 de mayo salió de Córdoba frente a un ejército tan poderoso, que bajo sus pies se estremecía la tierra, pasando por Granada, Baza, Lorca, Murcia, Valencia, Tortosa, Tarragona, atravesando el río Llobregat por el puente romano de Martorell, entró en el Vallés y se detuvo en Castrum Octavianum (San Cucufate, actual Sant Cugat).

El Conde Borrell de Barcelona, esperaba al ejército enemigo en la llanura de Matabous, al pie del castillo de Montcada. La tradición dice que sólo 500 caballeros acompañaban al conde, y que después de hacer prodigios de valor, sucumbieron todos, cortándoles las cabezas y arrojándolas luego por encima de los muros de Barcelona, para crear el pánico.

La verdad es que el conde y muy pocos de los suyos se refugiaron en la ciudad, que al poco abandonaron por mar. Fue para volver a los pocos días con un gran ejército para reconquistar la ciudad, que durante 4 meses fue de Almanzor.

El castillo de Montcada, y el de Cervelló, fueron los dos únicos puntos que la cruz sobrevivió a los infieles. Toda la llanura de Barcelona estaba desolada y devastada. Sus templos se convirtieron en mezquitas, y llamaban a la oración a los musulmanes.

La campana de la Capilla de Montcada continuaba cada día sonando y ‘cantando’ himnos de gloria a María y a Dios, y a sus órdenes melancólicos se reunían cada noche en el templo, los catalanes refugiados, para implorarles, que les diese la victoria a las armas catalanas. Desafió todo el poder musulmán y jamás fue conquistado por nadie, ni Jaume I el Conqueridor los consiguió.

Guarda el enlace permanente.