L’Eixample (Ensanche)

Barcelona y Cataluña está llena de personajes geniales que nunca fueron reconocidas en su época. Ildefons Cerdà fue uno de ellos. Creó una estructura de ciudad en el Plan Cerdà, que fue de expansión de la ciudad, al demoler las murallas de la ciudad para su crecimiento. Pretendía airear y limpiar la ciudad y además ordenarla. Recordad que uno de los principales problemas de Barcelona hasta el siglo XX eran las epidemias.

Cuando se construyó el nuevo barrio de Barcelona, una de sus peculiaridades era la forma de sus islas o conjunto de casa. En forma de cuadrado pero con sus vértice cortados. Este le daba una forma muy peculiar (ver por ejemplo reportaje fotográfico de las Casas Cerdà en la web).

Con el tiempo, se convirtieron en una señal de identidad del nuevo barrio. Ninguna otra ciudad tenía una proyección tan diferente, como la nuestra. Los edificios también se construyeron de igual forma. Un barrio único de forma única.

Vértice cortadp

Con los años los coches fueron ganando terreno y esta peculiaridad se convirtió casi sin saberlo en una magnífica solución al aparcamiento y al tráfico rodado. Se puede aparcar y trabajar (zona de carga y descarga, taxis…) casi sin influir en el tráfico, sin cortarlo, y a parte es que caben muchos más coches.

Siempre viene el genio de turno y decide que esto no sirve de nada y el alcalde Clos, empezó a destruir estos espacios únicos. Su mandato ha sido el más nefasto para la ciudad en la democracia. Se gastó mucho dinero en hacer las partes cuadradas que nunca han sido recuperadas a su forma original.

Esta entrada fue publicada en Denuncia / Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.