KiaPF: 10 de abril

KiaPF: 10 de abril: Kia Protocolo fantasma

Captura de la pantalla de la asistencia de Kia que envía al RACE (Real Automóbil Club de España)

Os pongo en situación:

10 de abril: La pandemia está en auge en España, el día anterior había ya oficialmente 15.238 muertes. Más de 700 muertos desde el día anterior. Estábamos en lo alto de la curva de la enfermedad.

Tenía coche nuevo, acabado de pasar la revisión hacía menos de 5.000 kms, total confianza en el coche. Yo dependía de él, completamente de él. Que mis hijos pasaran hambre o no. Completamente confiado, aún no tenía un año y ya me había dejado tirado.

En el momento que le di al contacto y no encendió me hundí. En otras palabras, no sabía que hacer. Me sentía completamente solo. Y estaba solo en la calle. El mundo contra mí.

Durante un rato estuve muy abatido. Hasta que me tranquilicé. Imaginaros, tenía un coche absolutamente nuevo con apenas 10 meses  y me sentí traicionado. Es como Espartaco y Kricsos cuando les apuñalan por la espalda en la magnífica serie de Espartaco que he estado viendo durante este confinamiento en Netflix.

Llamé a la Red de asistencia de Kia. Un 902, de pago como todas las compañías. Esto es otra cosa que se tendría que prohibir los 902… (pero es otra cuestión) y me enviaron el mensaje arriba puesto.

La verdad es que Race fue rápido y eficaz. La batería estaba descargada y no arrancaba el coche. Que la cargara haciendo unos cuantos kilómetros y todo solucionado.

Intenté hablar con el concesionario pero nadie dio señales de vida. Completamente out. Nada de nada. Supongo que si hubiera sido algo más importante el Race lo hubiera solucionado también.

No pensé más en la batería hasta que pasados casi 2 meses me volvió a dejar tirado. Volví a llamar y volvieron a venir. Pero esta vez perdí el trabajo encargado, al no poder ir con el coche no trabajo, y si no trabajo no cobro. Así que al arrancarme el coche me fui al concesionario directamente.

Ahora ya habían abierto estaban operativos… lo que pasó ahí… ya es otra cuestión… seguirá.

En conclusión… ahora viene la disconformidad…

Esta entrada fue publicada en Consumo. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.