Orígenes mitológicos de Barcelona

Orígenes mitológicos de Barcelona

En el número 10 de la calle Paradis paralela a la calle Llibreteria tiene su sede el Centro Excursionista de Catalunya.

En el suelo en la calle delante de la entrada una rueda de molino indica cuál es el punto más alto del mont Tàber.

La leyenda dice que fue fundada en el año 230 antes de Cristo por los cartagineses, con Amílcar Barca al frente de ellos.

Otra parte de la leyenda dice que los romanos. Hubo un templo dedicado al primer emperador romano César Augusto obra de su hijo y sucesor, Tiberio.

El Templo fue destruido por Almanzor en el año 985 pero aún conserva sus cuatro columnas que aún se pueden observar dentro del Centro Excursionista.

Amílcar Barca según datos históricos murió en el año 228 en algún sitio desconocido al sur del Ebro cuando batallaba contra algunas tribus íberas.

El acontecimiento fuentes históricas podía haber sucedido en una ciudad llamada Helike, que podría ser la actual Elche.

Después de su muerte el cuerpo recuperado por sus soldados dice la leyenda que fue traslado hasta el norte, a Barcelona, a una ciudad que fundó antes.

Otra versión de la leyenda quizá más real, afirma que la batalla tuvo lugar cerca del pueblo de Elche de la Sierra, en la provincia de Albacete.

Un monolito de piedra, señala el sitio donde supuestamente aconteció la batalla.

Tiene una calle dedicada en Barcelona en el distrito de Horta

Orígenes mitológicos de Barcelona

Hércules en Barcelona

Otra leyenda atribuye al semidiós Hércules, hijo de Zeus, la fundación de la ciudad de Barcelona.

Dice la leyenda que cuando murió su estimada princesa Pirene, profundamente dolorido Hércules, fue arrancando montañas por toda la tierra para construirle una gran tumba, los Pirineos.

En uno de sus viajes Hércules observó la gran belleza del llano de Barcelona, con la montaña de Montjuic y el monte Táber, y decidió que era un buen sitio para fundar una ciudad.

Y otra versión dice que Hércules se unió a Jasón y a sus Argonautas en una flota de 9 naves, en la árdua tarea de encontrar el Bellocino de Oro.

Una tempestad dispersó la flota por el Mediterraneo, la mayoría por las costas de Marsella.

Pero una de esas naves se perdió en el mar,  con tan buena suerte que que fue a parar a la playa de la falda de Montjuic.

Esos marineros y colonos fundaron la ciudad, en el entonces monte Táber o a la falda de Montjuïc.

Cuando Hércules volvió les dio el nombre de Barca Nona, por las nueve naves, y que con el tiempo se transformó a Barcelona.

También hay otra versión, la íbera. La existencia de un poblado con nombre Barkeno podría haberle dado el nombre.

Decidid cual os gusta más, o la más creíble.

Orígenes mitológicos de Barcelona

::Escucha la entrada en Podcast::

Esta entrada fue publicada en Personas y leyendas de BCN. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.