Vuelven las amapolas

Vuelven las amapolas

A ver si me sé explicar bien con la metáfora de las amapolas.

Para mí la fotografía es muy emocional. Influye mucho mi estado de ánimo. A través del visor, con una alegría inherente la misma foto es buena o no. Las emociones transmiten colores, formas, composiciones.

Vuelven las amapolas

[[ Así es cómo me sentía algunas veces, cuando pretendía fotografiar la ciudad: solo. Todo pintado, todo protestas, pegatinas políticas o calles quemadas y contenedores quemados, muy triste en las protestas de la sentencia del 1/O]]

Si no sientes emociones las composiciones no son las mismas, ni el encuadre ni el zoom ni lo que ves y por descontado la forma de verla.

Vuelven las amapolas

[[siendo la misma flor, no refleja lo mismo, esta de frente, que la de abajo de costado. Son emocionales las dos, son buenas las dos, pero muy diferentes. Si no siento, no compongo]]

En el post anterior, os hablava de que estamos en el peor lustro de Barcelona desde que existe la Democracia. Muchas veces, con disturbios con violencia en las calles es que ya no apetece ni pasear ni fotografiar.

Hice los reportajes fotográficos de los atentados del 17A/17 más para documentar, para conservar en la memoria, para que nunca se nos olvide lo que pasó, que por ganas de hacerlo. Creo que era una responsabilidad civil y democrática de hacerlo, porque nadie más lo hará. Así como lo hice en los atentados de Madrid, en varias expresiones que se realizaron en la ciudad.

No quiero que se olvide jamás, no te voy ni a criticar ni a explicar ni imponerte, por eso la fotografía, para reflejar emociones. Mi forma de expresarme es con la fotografía, otros con la palabra, pero la ventaja de la fotografía es que es neutra.

Vuelven las amapolas

[[Estás medio escondido, detrás de lo que ha de venir, y con capullos que florecerán pronto pero con sus pelos que te advierten que te puedes pinchar]]

Si yo hago una foto de un gol de un equipo, el gol existe, pero la narrativa del mismo es simplemente diferente. El mismo Barça – Madrid, para los periodistas de Madrid lo ven de una forma y los de Barcelona de otra. La foto es la que es neutral, documenta sin opinar, no dice si es un mal gol, un gol de chiripa o un gol alucinante. 2 personas 2 narraciones diferentes.

La mentalidad de cada uno, escribe sus propias historias con narrativas diferentes, pero la reralidad es una fija e inalterable, que sólo refleja la fotografía.

[[No es lo mismo estar solo y sentirse solo que en un campo frondoso y colorido con flores por nacer, nacidas y algunas moribundas ya]]

La palabra es el hecho diferencial que el hombre se desarrollara y saliera de las cuevas, la comunicación. Culminado con la plasmación de la imagen en un instante concreto.

Mis fotos son emocionales, siempre, desde la estatua o monumento a la flor o al evento al que ido. Si no siento lo que hago, no lo hago.

Te podrán gustar o no, pero siempre os he dicho que hagáis fotos, fotos y más fotos. Las fotos pueden ser documentos o sentimientos. Reflejan un instante imperecedero ya eterno.

La primavera es para todas las flores, no sólo para las bonitas y efímeras, las que pinchan y pueden producir dolor, también son bellas y son necesarias. Con fondo ‘pinchante’ para reflejar que no están solas o volando al viento.

Muchas ganas de hacer fotos con la pandemia, sitios cerrados… la verdad que pocas o muy puntuales (Como las de la Sagrada Falilia) pero al pasar por delante de este campo de amapoles quedé flechado.

¿Las fotografías tienen alma? Eso sería otra reflexión.

Hacía muchos años que no veía tantas, así que decidí volver y fotografiarlas.

Disfrutad simepre con lo quie hagáis.

Vuelven las amapolas

Esta entrada fue publicada en FOTOS de Barcelona, Opinión / Denuncia. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.